martes, 6 de noviembre de 2007

EN CUBIERTA


Cuando empecé a dibujar “Pisagua”, me encontraba ensimismado en otra novela gráfica que narraba la controvertida participación de mi tataratatarabuelo en la trágica revolución fallida del 16 de Julio de 1809 en La Paz.


Mi pobre ancestro pasó a la historia como un traidor a la causa, tanto la causa patriota como la causa realista, y todavía no sea sabe a ciencia cierta quién lo mató, ya que aunque era un chaquetero, le faltó la habilidad política para subirse al carro del ganador en el momento adecuado. Se puede decir que fingió a destiempo, y por eso terminó sus días colgado de un farol .


En esos días yo estaba loco por los cómics “Blacksad” ,”Hipflask” y “Usagi Yojimbo”, así que escribí una historia de capa y espada con animales antropomórficos como protagonistas. Es una buena historia. Tiene duelos a espada, capotes y bicornios, guapísimas vicuñas- mujeres con escotes pelucas y abanicos y emocionantes batallas napoleónicas entre llamas, toros y pumas de uniformes de colores y banderas al viento. Incluso hay un pobre tenor-pelícano napolitano perdido entre toda esta sinrazón cuyo sueño es dirigir "La Flauta Mágica" en el teatro de la ciudad. ! Acción! !Romance! !Peligro! !Reserva tu número con tiempo!


Entonces llegó el año 2004 y con él la “Guerra del Gas”, la negativa del gobierno de Chile a discutir el problema marítimo con el gobierno de Carlos D. Mesa, la tensión regional,los rumores, el miedo, y el pensar en la horrible herencia que nos dejó la guerra de 1879.
Repentinamente, la historia de mi abuelo se negó a continuar, y tuve que efectuar una brusca transición de mis “animalitos” napoleónicos a otro estilo de dibujo. Al principio se me ocurrió ilustrar una historia sobre la Guerra del Pacífico utilizando la fauna del Pacífico Sur. Pinguinos, pelícanos, cormoranes, llamas, guanacos, etc. , etc., etc, pero la idea tampoco cuajó y no fué más allá de cuatro o cinco esbozos apresurados.


Este es uno de esos esbozos, y creo que no está nada mal. Me tomó cinco minutos escasos, y lo hice con un rotulador negro y otro rotulador rojo. No representa a nadie en particular. Y después de todos estos años, todavía no me decido entre quién es el chileno y quién es el peruano.
Decidan ustedes.

1 comentario:

Musette_Icenail dijo...

saludoos excelente blog, me encantaron las ilustraciones

en horabuena!!!1