jueves, 31 de julio de 2008

DESPERTANDO

Es la primera vez, prácticamente la primera vez en mi vida en la que el verano llega sin anunciarse.
La primera vez en la que no hay un último día de clase, último día de oficina, un despedirse de los compañeros de galera.

Dentro de cuatro días partiremos de viaje, y será un mes.

El año pasado me rapé el cabello al cero y me fuí a ver la fuente del Montjuic, sintiendo la brisa del mar enfriarme el cuero cabelludo, que había frotado con aceite de té verde. Y mirando el agua multicolor de la fuente, me pregunté qué sería de mi vida a partir de aquel día.

Y ese es un ritual que este año dejará de repetirse, porque ahora que he dejado de trabajar en una oficina, ya no existe esa dicotomía, esa relación de contrarios, ese estar y no estar, ni ese enemigo con nombre del que desembarazarse era consigna para olvidarlo todo por un mes.

Este mes no tendré opción de olvidar nada, porque no tendré un sueldo de Agosto esperándome al llegar. No habrá un día exacto de volver al trabajo y llegaré a casa con un saldo en contra gigantesco.

Pero estamos finalizando los últimos preparativos del viaje, las maletas abiertas pueblan los pasillos, hemos comprado repelente para mosquitos y revisado las fechas de nuestros pasaportes, y en poco, muy poco tiempo, nos iremos de aquí por un mes entero.

Hay algo en mí que despierta cuando es hora de emprender un viaje. Especialmente cuando el viaje es a un lugar desconocido.
Y está despertando.

2 comentarios:

*******Lacónica******* dijo...

Hacé todo por pasarla bien Andrés!!!!!
espero que cuentes algo cuando vuelvas al blog
espero que puedas conectarte con todo lo que amás y eso quiere decir también que no desconectes de la realidad, que vueles y sepas volver sin caerte
te deseo despegar y aterrizar suave y elegante
(esto quiere decir no amargarte ni preocuparte "al pedo" -como se dice acá-, pero tampoco dejar de pensar)
te deseo sobre todo mucha alegría!!!!!!!

besos

Jorge dijo...

Suerte Andrés, gracias por indagar sobre mi con Joaco, me hizo mucha gracia, me hizo reflexionar sobre qué andará pensando la gente de mi, buen viaje